11.14.2007

I miss you badly, Grand Daddy-O

Cómo echo de menos a mi abuelo Helmut. Un patriota y un gran fumador. Las balas bolcheviques ("que arrasan el Rhin") y el estofado de rata común a la Vogogrado no pudieron con él, pero sucumbió a los 4 paquetes diarios, tras una lenta y muy dolorosa agonía. En su última voluntad, dejó bien claro que no deseaba, bajo ningún concepto, ser incinerado. Lo cumplimos, claro está. Aún conservo aquella jarra de cerveza de Baviera, con su tapita y su crucecita negra sobre fondo blanco.

7 comentarios:

pepeltenso dijo...

jojojojojo, yo ya no se que creerme de este ser, la verdad

tribeca dijo...

Uno no tiene la culpa de la familia que tiene. Cuando les cuente quién era mi abuelo, van a flipar. Sobre todo ahora, tan de moda con el rollo de la memoria histórica... solo que yo no le echo de menos. Me mandaba comprar el Alcázar, no les digo más...

Correoradelamuerte dijo...

Entrañable detalle el daguerrotipo amarilleado por la nicotina.
(La lejía deja los dedos muy luciditos...)

esther dijo...

Yo le hacía usted más de ascendencia albanokosovar, pero en fin.... qué le vamos a hacer

Belle de jour dijo...

Está vd. perdidiño de la cabeza.

La Perse dijo...

Amigos los que escoges, familia la que te toca. En mi caso, anónima, ignota. Un agujero en la memoria, histórica o no. Casi hubiera preferido un Jünger, ese caballero que siempre viene grande, o incluso un Céline, descacharrado apocalíptico. En mi familia fumar, se fumaban hojas de higuera.

Estrellita Mutante dijo...

Yo tengo una foto parecida de mi abuelo, solo que vestido de militar fascista, que porte!