3.23.2009

XXIX Media Maraton Ciudad Universitaria (21K)

Idealización del Gitane en la Media de la Ciudad Universitaria
Pese a mi archiconocida negativa a correr con música (rasgo que caracteriza, cada vez más, al auténtico corredor de fondo español) y no señalarme de mala manera, entrenando o en competición, con ridículos outfits (malla pirata retardada, pañuelo de paramecios para discapacitados perroflaúticos, shorts vintagil), ayer trascendí mi propio ser, casi casi como el señor del santo de arriba, durante la Media Maratón de la Ciudad Universitaria.
Las sensaciones fueron tan buenas que, al menos durante la mitad del recorrido, experimenté una serie de vibraciones que podría calificar de, cuanto menos, exóticas. A saber: tenue y agradable mareo ante la visión de los lozanos muslos de una suripanta de las de a 5 minutos/km; caleidoscópico hormigueo en los cuadriceps al encarar, en pleno subidón, las escasas pero recias cuestas que jalonaban el recorrido; risa tonta y sin aparente motivo, como si de un Hoffman runner cristalizando la diamida del ácido lisérgico se tratase; pasmo acongojante al visualizar, frente a mí, un panel que certificaba el mejor tiempo en la distancia reina, y que, en mi psicódélico viaje de los últimos kilómetros, confundí con un espejo alabeado de incomprensible y desquiciada belleza.
Flash Runner y los Añil Twins compartieron conmigo tan deliciosa carrera (3 vueltas 3 a un circuito de 7 kilómetros) y me echaron un cubo de agua helada a poco de llegar a meta, pa que me espabilase y dejase de repetir, en un bucle psicoactivo absolutamente marciano para personas de orden como ellos "Alimenta tu cabeza, alimenta tu cabeza...". Y, ya les digo, todo ello, sin música y por la puritita endorfina.
21 kilómetros se dicen pronto. Es la tercera vez y, quizá, la penúltima de este año, trufado de éxitos y amenazas, en competición y en la flojosfera. Demasiado esfuerzo, que tantísimo afecta al cuerpo y a la mente. Y esta última, creanme, no soportaría otra camiseta Yamuroy como la de ayer sin querer pasar al otro lado.
Tras el amerizaje, cola para el fisio e hidratación a fondo, y una vez en el adosao, atronar del Conejo Blanco y el Infierno de Dante. El de los Blues Magoos, no el otro.
No olviden runnerizarse y psicoastenizarse.

8 comentarios:

danzig666 dijo...

Lo he leído un poco a salto de mata, la verdad, pero he intuído que mal, ¿no?

¿Es que tengo que estar yo para apretaros el culo?

Mondo Gitane dijo...

De mal nada, amigo Danzig. Un carrerón, un tiempazo y un apretar las nalgas digno de un Chema corriendo la del Orgullo Homogay esa.
Le echamos en falta, todo hay que decirlo...

carmencita dijo...

Es Vd el Antonio Escohotado de las carreras? Qué texto tan lisérgico y delirante, parece el relato de un viaje sideral, con ilustración incluída.
Seguro que estaba escuchando Lucy in the sky with diamonds en su ipod, o en su defecto, en la cabeza.

jota dijo...

con lo facil q es decir la carrera cojonuda o una cagada no me ha quedado claro si bien o mal ,de todas maneras enhorabuena 21 ya es para nota y estando en forma la distancia mas chula por lo menos para mi ,un beso runnero no piense mal

danzig666 dijo...

Un iPod dice la Carmencita, no tiente usté a la suerte, que el Gitane va con la gramola por el metro pinchando discos de Simon & Garfunkel, no es muy amigo de la tecnología este hombre no.

Mondo Gitane dijo...

A ver, les traduzco, que parece mentira, a estas alturas: me fue genial en la carrera, hice mi mejor tiempo en media y estaba plagado de suripantas. Qué más se puede pedir?? A repetirla, pues.
Ah, y Simon y Garfunkel son una de mis bandas de cabecera, sobre todo cuando se ponían a imitar a los Byrds a saco...

mayayo dijo...

alegria pues! es una carrera que me gusta mucho, aunque se empeñen en que siga midiendo siempre 20,7km.
Pero vaya, compensado por las rampas multiples, incluida esa joyita al faro de Moncloa.

Animo Sr Gitane, siga por ese camino. Y por favor, reduzca el consumo de pastillas pre-carrera
:-)

Mondo Gitane dijo...

Mayayo amigo, fíjese que únicamente me permito el lujo de doparme con pastis antialergia gatuna, y obligao, no se crea. Eso sí, sarna con gusto no pica. Nos vemos en la Media de Montaña de Segovia, no me falte.