11.10.2008

Carrera de las Empresas 2008 (5,4K)

Sí, amigas, sí. Nos repetimos más que el ajo, como nos recrimina, con toda la razón del mundo, alguna de Vds.
Pero, quién es el guapo (en la acepción más gardeliana del palabro) que se resiste a participar en la excesiva y genialmente garbancera Carrera de las Empresas??? Quién??
Pues, sin ir más lejos, el Comité de Dirección Nacional de mi tabaquera y servidor, que andábamos, entre lesiones y desganas varias, reticentes, la verdad.
Empero, una oportuna (el día en que triunfó el descafeinado Obama) y acalorada videoconferencia con el mesmísimo HQ (Headquarter, para el lector de Valladolid) de Richmond, VA, nos conminó, so pena de acabar en centralita o en la mísera rue, a entonar nuestro particular Yes We Can, mientras recorríamos, de nuevo, la Avenida del Régimen, el Paseo del Generalísimo, denominación con la que, aún hoy, los entrañables oligarcas y personas millonarias ancianas de la Zona aluden a la madrileñísima arteria.
Los visitantes de Chez Gitane más veteranos recordarán, la duda ofende, con qué corporativos redaños nos dejamos la suela de las Brooks en el asfalto de Cuzco y Lima durante la pasada edición; incluso puede que algún que otro individuo de asombrosa capacidad mnemotécnica y divertido peinado memorizara el contenido de la bolsa del corredor 07 (o inclusive el propio post gitanesco en sí) y quién sabe si seducirá a beodas y desvalidas deportistas populares parafraseando a este su humilde escriba en la penumbra de algún dudosísimo local de alterne juvenil. Todo es posible en domingo.
Que nos dispersamos: con el walkman bien cargadito de añejos jits, apropiados para los primeros 3 kms de subida por la Castellana (Tom Jones, The Capitols, Los Saicos, Wayne County and The Electric Chairs..) y repitiendo el modelín facilitado por la sastrería de la tabaquera en la pasada edición, encaramos los 5,4 kms. (cáspita, cada año es más corta) con un talante altamente competitivo (especialmente Flash Runner y El Relámpago de Malasaña) y, por ende, empresarial.
La carrera en sí es, ya recordarán, feota feota. Y el que la inscripción la paguen los generosos y sufridos generadores de riqueza (Ahorramás moviliza a 300 curritos, p.e.) hace que disfrutemos de escenas, vitolas y fisonomías extremadamente divertidas (y cada vez, nos tememos, más habituales en las carreras populares/populares que se vienen celebrando en los últimos tiempos en el feudo faccioso, perdòn, en la Villa y Corte).
Participantes andando a los 300 metros de la salida (como rindan en el tajo como lo hacen en esta carrera, no salimos de la crisis en 15 años); personas muy, pero que muy desenvueltas, que acuden a la prueba con sus Nike Key XR3, sí, las mismas que lucieron la noche anterior en los reservados de los lounge bars más exclusivos de Costa Polvoranca o el Polígano Marconi; seres orgullosos de sus outfits runeriles de trastornado (se vieron hasta camisetas de la San Silvestre, de artes marciales con cosas en chino y abundaron los pantalones XXL esos como de Pau Gasol de poblado de absorción); secretarias (y no precisamente de dirección, a juzgar por los desquiciados peinados y teñidos mongoles que pudimos admirar) en bragamen de competición de talla 32 y sugerente look una vez terminada la carrera (5 kilómetros dan para mucho sudor, no crean). First, the Roscharch Test. Now, This.
Una fauna, queridos, que deja a la altura del betún carreras tunas de la talla humana y deportiva de la de las Dos Leguas Truchonas de Chueca o la que se corre en mi pueblo todos los 15 de Agosto y que, edición tras edición, da con los huesos del primer clasificado en el pilón (mientras las bestias siguen abrevando y la de dios) y con la corredora ganadora, peor parada que la Nadia de Rocco y Sus Hermanos.
Mejoramos marca del equipo de la tabaquera, nos pasmamos con el tronío runner de El Relámpago de Malasaña, que quedó entre los 15 primeros e hizo que, una vez más, me preguntara muy seriamente qué hago yo metido en estos bancales de la competición popular.
La bolsa del corredor, esta vez sí, fue precisamente eso: una bolsa del corredor, chonis. Una cuca y muy práctica bolsa de deporte marca Actualidad Económica, que me viene de perlas para acudir a las próximas carreras con The Stick, las zapas de montaña por si se embarra el recorrido, una muda de repuesto por si me vuelvo a encontrar con la pelirroja aquella y el ghetto blaster con el que desestabilizar la concentración de la élite (vía Big Audio Dynamite o Les Thugs) y mejorar clasificación, que no marca, by any means necessary.
O ponerle a Carmencita Whitetower, mientras entra en meta saludando a cámara, el Good Head (sin doble sentido, claro) de Turbonegro y quedar como un señor.
Como dato anecdótico, les contaré que aparecí en la Castellana con un clavo de órdago la grande, cortesía de mezclar sabiamente farra y sufrimiento, filosofía gitanesca marca de la cosa, como bien conocen Vds., tóxicos destripaterrones.
La noche anterior me excedí en la hidratación precarrera, ay, y lo pagué en la subida de la Castellana. 26 minutos y pico. Ritmo casi clavado al del año pasado, en cualquier caso, lo que son muy buenas noticias.
Como curiosidad para conocedores, el speaker de este año era, ni más ni menos, que José Luis Capitán, de los Capitan Bros de la montaña patria. Viva la Muerte!
Espero y deseo que ya estén preparando la San Silvestre (dorsales agotados por internet, me soplan), que este año va a ser el pitorreo padre (más de 30.000 corredores, fijo), se lo garantizo. Por cierto, no voy al José Cano porque tengo una cita en Alcalá de Henares, en la carrera más pasada de vueltas de la temporada. Permanezcan atentos a su blos amigo.
No dejen de runnerizarse y corporativizarse. Si aún conservan el empleo cuando estén leyendo ésto, que está el patio peor que cuando Nadiuska rodó Chely, que ya es mucho decir.
La afoto, cortesía de Lamarde.

6 comentarios:

danzig666 dijo...

Yo iba a ir con mi todopoderosa empresa, pero dado que últimamente me están haciendo currar horas gratix, pues he decidido dejarme de corporativismos varios.

Mondo Gitane dijo...

Yo, ya le digo, con tal de no acabar en centralita...
Videé a bastantes corredores de su empresa, ciertamente...

pepeltenso dijo...

pues yo no. eso sí.. ¡¡joder!! ¿qué coño iba a decri yo?

carmencita dijo...

¿cuenta la carrera como horas extras en su empresa? y como festivo, que sería por lo menos el doble de pasta? ¿se las pagan? yo diré como linda evangelista, "no me levanto de la cama por menos de 15.000 dolares"... en sueños claro está!!

pepeltenso dijo...

a mi no hay empresa que me haga correr, fíajteloquetedigo

Correoradelamuerte dijo...

¿Vale el Estado como empresa? ¿Y la Casa Real?