1.13.2008

IX Trofeo Paris (10K)

Serge, estirando el poplíteo. France, medio asfixiada por la halitosis gitanesque
Otros 10 kilómetros ricos ricos que han caído, nenes. En el marco incomparable del Manzanares, rodeado de chabolos y árboles metálicos de dudosísima belleza, cortesía del edil postrexista y su gabinete de proyectos luxorianos.
Me apunté a esta carrera por las obvias reminiscencias gabachiles (comparenme Trofeo Paris con San Silvestre Vallecana, no hay color) y porque quizá, de este modo, la eminente y afrancesada bloguera Catherine volvería a comentar en esta su casa, como cuando a uno le daba por epatar de mala manera, pontificando sobre la clasificación del Paris St. Germain y/o la absynthe que gustaba de apretarse Prevert a la hora del desayuno.
También, si quieren, para extirparme el agridulce regusto del tiempo de la Sansil, no les voy a decir lo contrario. Y, si me apuran la sinceridad gitanesca, con el noble propósito de sacarle un par de minutos a mi amigo Flashrunner, que me dejó en evidencia en la citada, con un tiempazo de escándalo.
Estrategia parisien: calentar despacio y bien, salir como alma que lleva el diablo y ponerme en el walkman (atiende, Martin Fiz) una C-60 intitulada Hit the Road, Serge (uptempos gainsbourgianos interpretados por él y otras luminarias contemporáneas suyas, que no hubieran sido nadie sin ESAS CANCIONES).
Con tamañas armas, me las prometía muy felices, y hasta tuve la osadía de correr de corto con la que estaba cayendo, pese a que un oportuno sol de Enero nos entibió los muslos y el espíritu. Pues bien, la estrategia resultó: 49 minutos, mi MMP si exceptuamos el crono de Retiro (eso no eran 10K ni de coña, me temo) y una manera de sufrir que, sinceramente, no merezco.
También le funcionó la suya al torpedo de Flash Runner, que me sacó más de 1 minuto sin despeinarse. De nuestros acompañantes (uno de ellos, un bombero) mejor ni hablo, pues no me relaciono con atletas populares que bajen de los 45 en esta distancia.
Por cierto, quién dijo que los corredores no leen más que el Runner's World y el Physio's Digest?? En la bolsa de Carrefour (no es coña) que nos dieron, se incluía un libro, 42 Reflexiones y 195 metros, cuyo título me hubiera provocado la arcada o la carcajada, según el día, hace un año escaso.
Pero ahora, meloncines, sé que disfrutaré como un zagal de esas 150 páginas en las que el autor (un tal Javier Serrano, periodista y corredor) cuenta sus batallitas maratonianas sin rubor alguno. Parece ser que el librico se editó para el MAPOMA del pasado año y les debieron sobrar unos cientos de ejemplares, y, como suele pasar con todas las carreras populares en las que he participado, adónde van los sobrantes incolocables, queridas?? Pues a las bolsas del corredor, faltaría más.
Resumiendo y sentenciando: cómo disfruto las carreras populares y qué injustificado sufrimiento me supone bajar 4 minutos una marca. Creo que el objetivo 2008 está cumplido y ahora, a disfrutar las siguientes. Next Stop Usera, el próximo domingo, con sorpresita incluída, permanezcan atentos y no olviden estirar al acabar.

9 comentarios:

danzig666 dijo...

Si señor, una bonita carrera con un frio de espanto (mis pezones se convirtieron en gomas borrar más rápido que el correcaminos) y para ser la primera carrera del año nos lo han puesto muy facilito, ni una cuesta seria!!!

La bolsa del corredor querido amigo estaba bastante bien, incluyendo dos camisetas (una de talla benjamín) y dos bananas, para él y para ella...

Bueno, voy a escribir mi crónica que usted se me ha adelantado caballero, va a mejorar su MMP en escribir en el blog, cagüen la leche...

pepeltenso dijo...

la bolsa del corredor, caramba, claro que por lo que pagais lo mínimo es una bolsa, claro.

Aura dijo...

Gracias por esa maravillosa fotografía.

Pablo dijo...

Si se lee el libro del Javier Serrano ése y le resulta de interés, avise, que efectivamente me lo dieron en la bolsa del MaPoMa. Por cierto, enhorabuena por su MaMoPa (o MeMaPe). Nos vemos en Usera (es un decir, ¿cómo le reconoceré?), en donde espero también encontrarme (es otro decir, ¿cómo la reconoceré?) con cierta Correora... ¡de la Muerte! (Espero que a la de Usera, que en realidad es una carrera por los bajos fondos, le den Ustedes Dos todo el Glamour que se merece).

Mondo Gitane dijo...

Pablo amigo, mi timidez y bonhomía natural me impiden "identificarme" en las carreras, como ya le comenté al gran amigo y corredor Darío.
Entiendo que mi humilde morada despierte entre la muchachada runner deseos de encuentro, confraternización y agresión verbal o física, pero tengo los nervios hechos trizas desde que me dio por correr sin ton ni song y me rompería de la emoción ante un encuentro runneril en la cumbre. Entiendame. Un abrazo.

Pablo dijo...

¡No se preocupe, hombre, le entiendo! (Por cierto, ha querido usted decir "correr sin ton" o "correr sin tongs" ?)

danzig666 dijo...

Diga usted que si sr Gitane, me recuerda a Clark Kent... de día vive una vida de lo más normal, pero en cuanto se calza las mallas y babuchas resulta irreconocible...

No como yo, que pongo mis fotos por toda la red... ya no hay vuelta atrás.

Mondo Gitane dijo...

Exacto, Danzig amigo, si el CEO de la tabaquera rival me viera con las medilast y la camiseta del Club Deportivo de Hondarribia, se liaba gordísima. La envidia es muy dañina, qué les voy a contar.

Belle de jour dijo...

Si es que padezco apatía blogera, ya sabe vd. además yo del running poco sabo.Bonita foto sí señor.