6.09.2007

Leyendas de la Country Music (y 3)

Uno de los profesores que de tanta sabiduría ha hecho gala en esta recta final del Master sobre Tabaquismo que les comentaba en el post anterior, es una mujer americana, natural del estado de Tennessee y que atiende por Sylvia Mae Nuttybreath. Una militante ex fumadora con una misión en la vida: convencer al mundo de que la muerte de Patsy Cline no fue accidental y obedeció a una conspiración al más alto nivel dentro del mundo de la country music.
Como todos Vds., melómanos convencidos, ya saben, la feota Patsy, uno de los hitos fundamentales en el devenir de la música popular del pasado siglo, falleció en un accidente de aviación en Marzo de 1963 (mes en el que nada más y nada menos que otros 4 ilustres miembros del Gran Ole Opry fenecieron en circunstancias más o menos escabrosas). Antes de abandonar este perro mundo, la reina de la country music sobrevivió a sendos accidentes de automóvil (dicen las malas lenguas que, en ambos casos, su chauffeur era un compulsivo fumador que perdió el control al caérsele la colilla en la entrepierna, pero who knows, amigos).
Recuperada de sus heridas (en el segundo choque, aterrizó sobre un árbol vía el parabrisas de su Chevy), la fulgurante ascensión de Patsy al olimpo de la música country devino meteórica e imparable y, lamentablemente, no fue convenientemente celebrada por todo el mundo, en particular por sus competidores masculinos, que maltrataban su Stetson ante las cifras de ventas de los discos de la palurda de Virginia.
De ahí a aflojar unos tornillitos hay un paso, aunque nunca se pudo demostrar nada, y es por ello por lo que la srta. Nuttybreath está removiendo Nashville con Lubbock.
Este video que hoy les traigo fue visionado decenas de veces durante los últimos días del Master, a petición del sector femenino, que alucinó con la puesta en escena de 3 Cigarettes on an Ashtray (el cigarrillo, el guante, el hombre oscuro en la penumbra que fuma y espera su oportunidad...).
No fumen tanto, no hablen con desconocidos en oscuros bares y añadan a su colección de cds piratas alguno de esta damisela, meloncines (y esperen con paciencia las entregas 1 y 2, que todo llega). Y, recuerden, tres cigarrillos en el mismo cenicero sueltan un pestazo valdemingomenciano de narices, así que ya tienen un motivo más para comenzar una nueva vida, sin humos ni triángulos riesgosos, mon cheries.
- Dedicado a Gloria y Jordi, barceloneses y apalachianos - Y no fumadores.

6 comentarios:

Belén dijo...

Guapo!!! has vuelto...hablando de Pasty... que mono eres...

Besos!

Mondo Gitane dijo...

hablando de pastis?? uy, perdón, qué lapsus... sí que soy guapo, sí... más bien, voy de guapo, che!

pepeltenso dijo...

la culpa de la muerte de Patsy es de Zapatero, si no pregúntale a Losantos

Portera dijo...

Si le preguntamos algo a Losantos,resultará que usted y yo estamos a punto de iniciar la segunda guerra civil y darnos de hostias

Belén dijo...

jajajajjajaj...joder, en qué estaría yo pensando!!! jajajajja

Patsy aisss

besos!

Extrujado dijo...

http://srv2.vanguardia.com.mx/hub.cfm/FuseAction.Detalle/Nota.632464/SecID.28/index.sal

Ande, hable usted del Chavo del Ocho, que a mi me da cosa. Dice que lleva 12 años de exfumeta. Y lo dice así, sin sonrojarse.

Qué tal el master, bien?