5.06.2007

Mambo Moreno!!!

"Mi querida Izmir Mi dulce y querida ciudad Si muero lejos de tí Que me traigan aquí Pero, mientras me llevan a la tumba Que no digan de mí: "Ya murió", sino "Está durmiendo"."
No, no es un poema de Gloria Fuertes, tarugos, sino un sentido canto a una ciudad, a la distancia y a la esperanza de trascender de un inmenso artista y una mejor persona. Se me pianta un lagrimón cada vez que pincho La Marmite en mi tornamesa de 6.000 euros y hoy les quiero acercar la figura de Darío Moreno, un hito en la historia de la música popular francesa del pasado siglo y un fumador de tomo y lomo.
Y no vino al mundo en Lyon precisamente, amigas. Darío Moreno nació en Izmir (Turquía), donde las personas con inquietudes artísticas y manifiesta sexualidad "alternativa" no eran demasiado bien vistas, por lo que tras una exitosa y juvenil carrera local, terminó buscándose el koshari ads asfar en la Galia, donde triunfó estrepitosamente como actor y cantante (pelis con la Bardot y Anouk Aimé, la obra de Teatro "El Hombre de la Mancha", Gran Premio del Disco de Francia en el 58, un morito distinto cada noche...).
Han de saber, irredentos fans de Melendi o La Oreja de Morfeo, que nadie cantaba el mambo en gabacho como Darío. Y nadie se apretaba cuatro paquetes de Gauloises (excepto quizá su íntimo amigo y partenaire Jacques Brel, otro ilustre fallecido por el pucho vil) con más estilo y gracejo feminoide que David Arugete (su nombre real). Ésto en Chez Mondo Gitane está muy mal visto, como podrán suponer. Si hay que pillar algo o acabar como Gainsbarre, que al menos sea consumiendo el tabaco francés por excelencia. En su descargo, recordaremos que no hacía ascos a un buen puro habano, como se aprecia en esa acongojante portada del ep "Oh Qué Moreno!"
Desaparecido en la flor de su excitante existencia por un traicionero fallo cardíaco (les suena?) y enterrado en Israel contra su voluntad (como para no), queda para la posteridad y el estremecimiento de las gentes de sensibilidad extrema (como Vds., sin ir más lejos) su oda a la ciudad que le vio nacer, su plumón de ánade y su modélica carrera artística, que les animo a investigar y disfrutar como Monsieur Moreno se merece.
Que ya está bien de hacer más millonario aún al Sting ese, carajo.
Precisamente, mis obligaciones como CEO de la delegación española de una importante tabaquera me obligan a pasar la semana en esa Turquía convulsa que tanta alegría ha dado a los amantes del Latakia. No olviden mineralizarse y rastrear el emule ese buscando "Tú hablas demasiado" del llorado Darío.

3 comentarios:

Belén dijo...

Pues otro mas para apuntar jefe!

Besos!!!

Belle de jour dijo...

Tomo nota, el Mambo siempre es bienvenido. Eso si que era globalización y no lo ahora, un turco en francia que le daba al Mambo.

Salam Ms.Gitane y que vuelva vd. bien.

alevosa dijo...

no me puedo imaginar un mambo en frances..me quedé con benny moré y tito puente..magníficos los dos...ooooooooomaaaaaamnnnnnbo

p.d.: loca estoy por que me saque usted a bailar una musiquita de esas de su tornamesa del millón